Tres razones de peso para olvidarnos de Internet Explorer 11

  • bikodevs
  • Proyectos
  • Tecnología
por

Los navegadores web se han convertido en una de las aplicaciones indispensables en el día a día de cualquier persona. Nos permiten buscar todo tipo de información, comunicarnos con gente a lo largo del planeta, hacer la compra en el supermercado, jugar online sin importar el país en el que se encuentren tus rivales, organizar nuestras próximas vacaciones o, prácticamente, cualquier cosa que imagines.

Desde la invención de la Word Wide Web y sus primeros navegadores allá por 1993, la web ha evolucionado drásticamente. En origen, nos conformábamos con simples páginas web con texto formateado y algunas imágenes. Hoy en día somos capaces de ejecutar complejas aplicaciones web.

Microsoft hizo una gran labor construyendo las primeras versiones de su navegador Internet Explorer. Sin embargo, no todas las decisiones fueron acertadas. Siempre ha existido un desfase a la hora de implementar los estándares web, ya que generalmente habían optado por hacer la guerra por su parte. Actualmente,  Internet Explorer 11 es la única versión con soporte oficial, aunque es un navegador descontinuado y sustituido por Microsoft Edge.

Aún teniendo en cuenta este planteamiento, en muchos de los proyectos en los que trabajamos a diario nos encontramos con que nuestros clientes suelen solicitar que dichos proyectos sean compatibles con absolutamente todos los navegadores y sus versiones. Desde nuestro punto de vista existen varias razones por las que no merece la pena construir un proyecto asumiendo el coste de hacerlo compatible con Internet Explorer 11. Y te las desgranamos a continuación:

No permite usar los estándares actuales de CSS y Javascript por lo que hay que poblar el código de polyfills (librerías para intentar darle las características que no tiene), hacks y apaños. Esto genera unos cuantos efectos colaterales:

  • Habrá características de CSS o Javascript que ni con polyfills podrás conseguir para Internet Explorer 11. Por ejemplo, estándares como las custom properties, CSS Grid o el nuevo estándar WebAuthn para olvidarnos de las contraseñas para autenticarnos nunca estarán disponibles en Internet Explorer 11.
  • Si quieres hacer uso de los nuevos estándares para los navegadores modernos actuales sí o sí y no existen polyfills para hacerlos funcionar en Internet Explorer 11, tienes que implementar un plan B para esos usuarios con el consecuente incremento de coste en desarrollo y pruebas.
  • Un incremento de peso en la descarga de tu site o aplicación web por el peso de todo el código extra necesario para los polyfills. El tiempo de descarga y visualización de una página web afecta y mucho a la experiencia del usuario y a su conversión.
  • Una mayor complejidad a la hora de escribir el código teniendo que conocer las limitaciones concretas del navegador y escribir código específico para él.
  • Tendrás un mayor coste y esfuerzo en pruebas. Hacer compatible un proyecto para Internet Explorer requiere tiempo para realizar las pruebas en él y una máquina o servicio en la nube donde realizarlas. Es muy habitual que los desarrolladores y diseñadores usen MacOS para realizar su trabajo y Internet Explorer 11 sólo se ejecuta en Windows.

Microsoft va a usar Chromium para construir su navegador web. Microsoft ha desistido de intentar hacer su propio motor de navegador y ahora su nueva estrategia es comenzar a usar Chromium, el motor que usan Chrome y Opera entre otros. De hecho, se encuentran ya trabajando en ello y en 2019 veremos las primeras versiones beta de Microsoft Edge con Chromium. Las buenas noticias son además que será compatible con Windows 7, Windows 8 y Mac, posibilitando así sustituir Internet Explorer 11 en su totalidad de forma oficial.

Por último, pero no menos relevante, el jefe de seguridad de Microsoft, Chris Jackson, recomienda no usar Internet Explorer como navegador predeterminado. Él mismo dice que Internet Explorer ha dejado de ser un navegador y que sólo es una “solución de compatibilidad” para antiguas aplicaciones web que únicamente funcionan bien en Internet Explorer. Para el resto de usos de un navegador web, el propio Jackson insta a usar un navegador moderno.

¿Necesitas alguna razón más? Para nosotros, se trata de argumentos con el suficiente peso como para hacernos afirmar que Internet Explorer 11 ha muerto.

¡Larga vida a Internet! 🙂

Comentarios

  1. akaJumi

    11 marzo 2019

    A todo esto, hay que añadir el echo de que, salvo en entornos institucionales o corporativos-cavernicolas, el porcentaje de uso de Internet explorer en webs actuales apenas llega al 4%.
    No hay que matarlo… esta muerto.

Deja tu comentario