Solo veinte minutos

  • Innovación
por

Todo va muy rápido, o por lo menos esa es la sensación que tenemos. En Bikolabs solemos hablar de que nos conformamos con estar 20 minutos por delante, más sería una temeridad. Pero tampoco tenemos claro cómo podemos adelantarnos, cómo rascar esos 20 minutos. El programa de innovación abierta de la Fundación Cotec nos pareció que podría ser un mecanismo para viajar esos minutos hacia el futuro.

La Fundación Cotec para la Innovación es una organización privada sin ánimo de lucro cuya misión es promover la innovación como motor de desarrollo económico y social. Desde hace varios años tiene un programa de innovación abierta donde cualquiera puede proponer proyectos a realizar. Este año en estas tres categorías:

  • Sector público innovador
  • Automatización para un futuro más humano
  • El valor de lo intangible

Jugar con el tiempo y la especulación no es fácil y el programa de Cotec nos permitía imaginar esa posibilidad, por lo menos en la dimensión de investigación que también queremos cubrir desde Bikolabs. Así que propusimos dos temas:

  • Itinerarios formativos para una poética del código

    El propósito final del proyecto es diseñar diferentes itinerarios formativos que exploren las intersecciones del código (software), el diseño, el hardware y la teoría, para una poética del código. Estos itinerarios se organizan en torno a la exploración de la naturaleza creativa y expresiva de los enfoques computacionales del arte y el diseño.

Una propuesta un tanto particular, lo sabemos. Desde Bikolabs creemos que la relación expresiva de programar, los ambientes preparados y la creatividad son elementos que tienen mucha relación entre sí y estos itinerarios nos permitirían explorar y diseñar nuestra propia poética.

Un día de estos estará ampliamente asumido que programar es algo más que realizar servicios o productos.

  • Cuando las máquinas decidan por nosotros

    ¿Cómo nos afectarán las inteligencias artificiales/algoritmos en nuestra toma de decisiones? Aunque se está discutiendo mucho sobre cómo van a tomar las decisiones las máquinas, no parece haber demasiada investigación sobre cómo nos afectará a los humanos a la hora de decidir que podamos seguir o no el consejo de una máquina supuestamente más inteligente, con la capacidad de procesar y conectar una cantidad de datos que los humanos seríamos incapaces siquiera de leer y que incluso puede llegar a saber más de nosotros que nosotros mismos.

    El objetivo de esta investigación es comprobar, en base a experimentos científicos, cuáles son las características de la máquina, del humano y de la presentación de la información que determinan que aceptemos la decisión como propia, además de cómo nos afectará esa toma de decisión delegada.

Este segundo proyecto se inspiró en la tesis que Ujué Agudo está realizando sobre la influencia de los algoritmos en la toma de decisiones. Nos pareció que podría ser interesante investigar, en paralelo a su tesis, cuáles son los factores que condicionan la relación humano-máquina a la hora de decidir. Un tema serio y delicado pero muuuy interesante.

Al programa de Cotec se presentaron 2.000 propuestas de las cuales 124 fueron seleccionadas para una segunda fase; entre ellas, nuestro proyecto “Cuando las máquinas decidan por nosotros”. Aunque la alegría nos duró lo que les costó decidir qué proyectos eran definitivamente los elegidos :-((. Entendemos que nuestro proyecto no encajaba en lo que buscaba el programa, pero estamos seguros de que un día de estos no les quedará más remedio que aceptarlo 😉 Aquí está la lista definitiva.

Coartadas

No solo adelantándonos 20 minutos vivimos en Bikolabs. También nos alimentamos de coartadas. Coincidió que, mientras nos enfocábamos en la presentación de estos proyectos a Cotec, Zuriñe Miranda entró en Bikolabs para hacer sus prácticas de Sociología. Nos pareció muy interesante que Zuriñe arrancara con las diferentes lecturas que Ujué tenía documentadas a raíz de su tesis, ya que aportarían a Zuriñe una base teórica y a nosotros la excusa para lanzar procesos de investigación científica en un lugar tan peculiar como Bikolabs en Biko y usar este proyecto como coartada.

Zuriñe realizó su propia interpretación del material de Ujué así como de las distintas conversaciones que tuvimos en Bikolabs como parte del trabajo necesario para sus prácticas y creímos sugerente convertir esa interpretación en un post. Otra vez, creando coartadas 😉

Dado que todo va rápido y resulta complejo, es nuestra obligación encontrar el tiempo necesario para comprender lo que nos rodea. Nosotros buscamos ese paréntesis de reflexión a partir de las puertas interesante e inquietantes que Ujué nos abrió con su investigación previa y hoy se concreta en el post de Zuriñe Pastilla azul o pastilla roja. ¿La elección es nuestra o las máquinas son las que deciden por nosotros?

No sé si iniciativas como esta nos garantizan estar esos 20 minutos por delante, pero desde luego, esta ha sido una gran coartada.

Deja tu comentario