El camino a la libertad. Cadena perpetua y empresas más humanas

  • LeanUX
por

Como hemos ido compartiendo en diversos foros y a través de este blog, desde hace unos meses, en Biko hemos cambiado el modelo organizativo… o más bien, el modelo de empresa, con un objetivo claro: conseguir que Biko se convierta el mejor lugar para trabajar.

Una meta que suena muy ambiciosa pero que cada vez se ve menos utópica. Los pasos que hasta ahora hemos dado (en su mayoría orientados a modificar el contexto):

  • Se completaron los equipos con todos los perfiles que necesitaban para convertirse en células autónomas a la hora de tratar con un cliente, vender y abordar un proyecto…
  • Se les dio el control de su economía, creando una cuenta de resultados por equipo para que cada uno pudiera manejar sus ingresos y conociera el desglose de sus gastos (salario de cada miembro del equipo y costes fijos).
  • Se eliminaron todos los restos de jerarquías que quedaban, incluido el comité de dirección, para dejar la empresa horizontal, únicamente los equipos y el dueño de la empresa.
  • Se otorgó a cada equipo la responsabilidad de definir, aprobar y empujar los temas de estrategia y de operativa necesarios para el buen funcionamiento de la empresa: modelo salarial, formación, comunicación… Los equipos hacen su propuesta en una sesión con representantes de todos ellos y se discuten y aprueban.

Y en ese punto estamos…

¿Suena lógico, loco o razonable?

Bueno, aquí lo hemos vivido de forma muy natural, pasito a pasito. Pero, ¿ha sido fácil?

En mi modesta opinión, creo que mientras ha sido el contexto el que cambiaba, quizá sí ha sido relativamente sencillo. Sin embargo, intuyo que ahora nos queda por abordar el mayor reto: ser concientes de ello y actuar en consecuencia.

Y es que a partir de ahora el cambio es cultural, e implica asumir que Biko ya no es una empresa tradicional, ni una organización jerárquica, ni una cadena de montaje. Y, por tanto, las fórmulas usadas hasta el momento para solucionar los problemas (aquí y en el 90% de las organizaciones, sean industrias o empresas del conocimiento) es probable que ya no nos valgan.

¿Por qué lo creo? Porque cuando contamos el modelo de Biko fuera de estas paredes (e incluso cuando hablamos de ciertas acciones dentro de ellas) las respuestas suelen ser del tipo:

“esto en mi empresa no sería posible”

“¡pero hace falta una figura que decida! /léase mande, asuma la responsabilidad, se coma el marrón si los demás la pifiamos…

…al final terminamos buscando soluciones en los modelos tradicionales que tenemos arraigados en nuestras cabezas pero que no encajan en un planteamiento de organización más humana.

Este es un camino largo, muy largo me temo, pero que merece la pena. Y es que, aludiendo a una de mis películas favoritas, Cadena Perpetua, el camino hacia un modelo de organización donde cada recurso pasará a ser una persona, donde cada individuo podrá desarrollarse plenamente en su trabajo y donde la estructura caerá en favor de relaciones de responsabilidad y humanidad… es el camino hacia la libertad.

En tu/nuestra/vuestra mano está ser Andy y buscar el paraíso en Zihuatanejo o agarrarse a lo conocido como Red para evitar el miedo (“Estoy institucionalizado… Yo no sabría ni por donde empezar….el océano Pacifico… Joder!! Algo tan grande me asusta”). Pastilla roja o azul. Empresas más humanas o modelos jerárquicos e industriales de la era Taylorista. Libertad o prisión. Todo pasa por elegir adecuadamente (y por cierto, no hay elección que no implique renuncia. C’est la vie!).

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=unMvsTzIDh8]

Conversación desde el minuto 1.59:

Andy – […] ¿Crees que saldrás de aquí algún día?
Red – ¿Yo? Si…cuando tenga una larga barba blanca y no me queden nada más que un par de tornillos me soltarán
Andy – Te diré a donde iría yo: a Zihuatanejo
Red – A Zihuataque?
Andy – Zihuatanejo, está en México, un pueblecito frente al Pacifico ¿sabes que dicen los mejicanos del Pacifico?
Red – No
Andy — Que no tiene memoria, por eso quiero acabar mi vida allí, en un cálido lugar, sin recuerdos, abriré un pequeño hotel junto a la playa, me compraré una barca vieja, la arreglaré un poco y llevaré a los clientes a pescar
Red – Zihuatanejo
Andy — Me resultaría útil allí un hombre que consigue cosas
Red — No creo que sobreviviera fuera de aquí, he pasado aquí más de media vida, estoy institucionalizado, igual que lo estaba Brooks
Andy — Te estás subestimando
Red — No lo creas, quiero decir, aquí dentro soy el tipo que consigue cualquier cosa, pero afuera ya tienes las páginas amarillas, yo no sabría ni por donde empezar….el océano Pacifico… Joder!! Algo tan grande me asusta

NOTA:
Si quieres, cuando menos, intentarlo, aquí tienes una buena pila de libros que te ayudarán y material para inspirarte de la mano de unutopia.

Comentarios

  1. Cristian Martín

    2 Febrero 2013

    Me recuerda mucho al funcionamiento de Semco en Brasil. Si no sabes de lo que hablo buscad el libro “Radical, el éxito de una empresa diferente” de Ricardo Semler, su dueño.

    Os felicito.

  2. Ujue

    2 Febrero 2013

    Lo conozco, sí. Está en mi lista de pendientes 😀 Gracias!

  3. david

    2 Febrero 2013

    Totalmente de acuerdo, a mi también me ha recordado a semco.

  4. Isidro

    7 Febrero 2013

    Maldita sea, me habéis emocionado.

    Efectivamente, a mitad de post ya estaba recordando también yo el caso de Semco. Probablemente ya lo hayas leido, pero si no fuera así, a falta del libro este link es interesante http://www.semco.com.br/en/content.asp?content=3 (el manual de supervivencia tiene su gracia).

    Yo también he salido recientemente a la búsqueda del océano, dejando una empresa hiper-tóxica para arrimar el hombro en otra donde la transparencia y la honestidad está a la orden del día (y con una estructura casi plana, desde luego la más plana que personalmente haya vivido nunca).

    Os deseo lo mejor, muchas gracias por intentar hacer las cosas “de otra manera” y gracias por compartirlo. Resulta realmente reconfortante, motivante e inspirador (os podríais autoreferenciar en vuestro link, como los grandes 😀 ).

    • Ujue Agudo

      7 Febrero 2013

      Sí, el manual está curioso, pero justo una parte de él era la que no me decidía a leer el libro, y es que me parecía que contemplaba un modelo jerárquico. Con todo, después de tanta recomendación me lo leo sin falta!!!
      Y gracias por tu apoyo. Estaría genial poder compartir experiencias por lo que cuentas de tu nueva empresa. Cuándo charlamos?? 😉

  5. Jon

    10 Febrero 2013

    A mi me ha recordado (de hecho se parece mucho) al modelo que propone Koldo Saratxaga. Un tipo interesante, con ideas claras e innovadoras. Aplicó lo que él llama “nuevo estilo de relaciones” en la cooperativa Irizar cuando estaba en quiebra, pasando a obtener grandes beneficios y creando muchos puesto de trabajando en el mundo.
    Ahora se dedica a asesorar proyectos que quieran cambiar su forma de trabajar:
    http://www.k2kemocionando.com/k2ksintiendo.html

Deja tu comentario