Google cierra Reader porque no da dinero

  • El oficio y el negocio
  • Experiencia de Usuario
por

Los pundits se preguntan:

“¿por qué Google cierra Reader?”

Google ha decidido cerrar el servicio de su herramienta de feeds, causando perplejidad y enfado entre sus usuarios. ¿Por qué lo cierran, por qué? La respuesta es brutal: porque no da dinero. Se podrá añadir: porque seguramente canibaliza otros servicios, y porque ya han aprendido todo lo que podían aprender.

Google ReaderReader es una herramienta para usuarios especializados. Permite leer desde un único punto un montón de fuentes: blogs, prensa, anuncios de licitaciones, galerías de fotos, tumblrs. Es el sueño de cualquier publicador: una audiencia escuchando permanentemente en modo push, donde los lectores se suscriben y no tienes que perseguirlos. Se podría decir que es propia de ratones de biblioteca que apilan libros y sistematizan sus lecturas y apuntan sus descubrimientos y los lugares que deberían visitar esporádicamente y que con frecuencia olvidan.

Hay alternativas, por supuesto. Pero los servicios de Google tienen una sencillez y una rapidez encomiables y poco frecuentes. Es probable que alguno de sus competidores en el nicho aproveche la ocasión.

Reader tiene tres problemas, tres.

El primero es que no incluye publicidad en la interfaz. No la incluye tampoco en los contenidos aunque estos sí la incluyan en el lugar de origen. Esto se aplica, incluso, a la propia publicidad de Google. Hay una objetiva pérdida de negocio y de oportunidad de negocio. El tercer problema es más complejo: la audiencia de Reader es complicada de medir, lo que afea el rendimiento y la fiabilidad de los datos de analítica, uno de los puntos fuertes de Google para vender publicidad. Reader empieza a ser ese pariente incómodo que hay en todas las familias, cada uno a su manera.

Finalmente, Reader no ha trascendido la audiencia hiperespecializada de tecnólogos. La gente comparte ahora por Twitter, Facebook y Linkedin, que se han convertido en los readers inanes y oficiosos del gran público, en una economía de atención donde la gente lee titulares, no contenidos. En esta tesitura, y siendo tiempo de recortes en gastos corrientes, una vez han aprendido lo que querían de hábitos de comportamiento y consumo de fuentes de información, lo cierran.

Este cierre responde a un puñado de claves de experiencia de usuario, mood, y economía de la atención. Como interfaz y producto, sus características serían excelentes en un contexto de intranet o extranet. En una web pública y gratuita, son una catástrofe. Esto, que es tan fácil de entender, escapa a los pundits. Podéis quejaros: vuestro enfado es comprensible y lo compartimos, pero vuestra perplejidad es inexcusable. ¡Guruses, vosotros haríais lo mismo si fuera vuestra pasta!

 

———

Adenda, enmienda (2 de abril de 2013). En los comentarios, Federico Álvarez, CTO de 20minutos.es, me señala que Reader sí incluye publicidad. Es cierto, siempre y cuando el anuncio se incluya como contenido en el propio XML del feed, como en el propio 20 Minutos hacen. Como señala Federico, Google podría haber incluido anuncios en Reader como ya lo hace en Gmail, y puede hacer un seguimiento de clicks, ya que el usuario está autentificado. Esto nos llevaría a preguntar por qué no lo hicieron ya.

Sigo pensando que el mood o disposición del usuario en una herramienta de productividad es clave para la publicidad. Y que en todo caso la publicidad estaría desagregada de la fuente original (con lo que habría un problema para atribuir el mérito y los ingresos que la publicidad origine). La desagregación también afecta a la analítica, que sí podría estar agregada en el supuesto de que la web en cuestión use Google Analytics, e imagino que se puede hacer el seguimiento de alguna traza que deje en el propio feed (como lo hace cualquier herramienta de email marketing). Pero el feed es una versión compacta de la web, que no incluye la carcasa (menús, publicidad, etc) y que, de hecho, consiste en un paquete de entradas agregadas en un fichero XML, lo que complica la analítica individual de cada entrada. Finalmente, es probable que Google capture feeds y luego los distribuya a cada usuario, con lo que otra vez sería complejo analizar quién lee qué si no eres Google, y además aparecen sombras de preocupación sobre la privacidad. ¿Podría Google ver complicaciones a la hora de compartir con terceros datos de comportamiento de sus usuarios cuando este comportamiento no estaba explícitamente autorizado? En fin, todo pegas.

Por alguna razón no lo hacen lo que podrían hacer, y por alguna razón, la cierran. Una fuente (ver más abajo) atribuye el cierre a problemas de privacidad o quizá preocupaciones futuras por la privacidad. Asimismo, se explica que no pueden desenganchar Reader de Google Apps, y por ello no lo pueden vender. También se indica que, desde hace tiempo, Reader no tenía un equipo de desarrollo asignado, ni un jefe de proyecto. Como señala uno de los desarrolladores de la herramienta:

”My sense is, if it’s a consumer product at Google that’s not making money, unless it’s going to get to 100 million users it’s not worth doing.”
(Nick Baum, Google Reader product manager 2006-2007).

La cita proviene de este artículo de Allthingsd: Another Reason Google Reader Died: Increased Concern About Privacy and Compliance. (2013-03-24)

Obviamente, esta nota mía no deja de ser una opinión, así que puedo estar equivocado, pero me reafirmo en lo que escribí. Para leer refritos de notas de prensa, ya está el resto de internet. Sobradetemente vuestro 😉

Comentarios

  1. Marco

    15 Marzo 2013

    Muy buen post, me ha encantado el analisis del asunto y las conclusiones. Sten, te gustara quizas saber q yo usaba Reader 😉

  2. falvarez

    1 Abril 2013

    Me encanta tu estilo “sobradete” a la hora de escribir. Pero cuando he leído que dices que en Google Reader los contenidos no tienen publicidad, lo siento, pero has perdido toda la credibilidad, porque sí que la tienen 🙂

  3. El Guardian de la Heterodoxia

    1 Abril 2013

    Hola Federico.

    Es posible que se me haya colado, no lo niego. ¿Puedes mandarme un pantallazo? Antes de afirmar tal cosa hice una prueba. Miré todos los blogs que tengo en mi feed, y comprobé si tenían publicidad y si tal publicidad se veía.

    No aparecía nada. Ni un miserable snippet. He probado Beyond Search (http://arnoldit.com), las alertas de Google, Clases de periodismo (http://www.clasesdeperiodismo.com), y littlebigdetails.com. Excepto este último, todos tienen publicidad on site de Google. En los feeds de las suscripciones no.

    Dado que empleo un portátil de 12.1″, he comprobado en un monitor más ancho no fuera que la publicidad se quedase fuera. Tampoco.

    Finalmente, he cotilleado la opción Explorar, donde te sugieren lecturas edificantes. Y, efectivamente, uno de los posts sugeridos lleva publicidad (que sin embargo, no aparece en la propia página). Así pues, corregiré mi post para decir que “apenas hay publicidad, y no la de los propios posts a los que uno se suscribe”.

    ¿Te ocurre a ti algo similar? ¿Ves publicidad en tus suscripciones o sólo en las sugerencias? Dado que eres un personaje público en este mundillo y trabajas en un respetado medio, me preocupa que digas que he “perdido toda la credibilidad”.

    Muchas gracias.

  4. falvarez

    1 Abril 2013

    En 20minutos.es comercializamos la publicidad en nuestros feeds. Te dejo un pantallazo (espero que lo puedas ver):

    https://lh3.googleusercontent.com/-gEn7XnnRpF0/UVlYvLFXeOI/AAAAAAAAB8k/VocLAA4iuZk/s1081/Screenshot+from+2013-04-01+11%3A49%3A45.png

    Para nosotros, la publicación vía feed es un soporte más para distribuir nuestros contenidos. Y, por tanto, herramientas como Google Reader son útiles para los usuarios y para nosotros. Evidentemente, las tasas de monetización no son altas, pero algo se saca 🙂

    En cuanto a lo de la credibilidad, quizás ha sonado más radical de lo que quería dar a entender, pero sí que es una norma que me suelo auto-aplicar. Cuando un artículo de análisis parte de una premisa que es falsa, para mí todo el artículo queda invalidado (y, lógicamente, la credibilidad de su autor se ve afectada).

    Yo desconozco las causas que llevan a Google a cerrar Reader, pero no creo que sea porque no genere ingresos (la imagen de marca o el público fiel puede generarlos por terceras vías), ni porque la interfaz no tenga publicidad (la podrían haber integrado igual que la tiene Gmail) o porque no sepan cómo medir la audiencia (el usuario de Reader está identificado en Google, seguro que pueden medir cada clic que hace).

    Un saludo.

    • El Guardian de la Heterodoxia

      2 Abril 2013

      Muchas gracias Federico. He añadido una nota al final del post. No estoy de acuerdo contigo, pero ha sido un placer verme discutido. Un cordial saludo.

Deja tu comentario